Peligro en tu hogar

¿Sabías que los bombillos fluorescentes o comúnmente llamados ahorradores son un peligro latente para nuestra salud y la de nuestra familia?

Peligro bombillos ahorradores

Estos bombillos que tanto nos intentan vender los gobiernos y algunas supuestas organizaciones protectoras del ambiente tienen más desventajas que beneficios, hoy te mostrare uno de ellos, el cual es el mercurio que contienen.
Según informó la Organización Mundial de la Salud (OMS), Los bombillos ahorradores representan un peligro para la salud de las personas cuando se rompen y pueden tener efectos perjudiciales para los sistemas nervioso, digestivo, respiratorio e inmunitario en los riñones, además de provocar daños pulmonares.
De acuerdo con el último informe de la OMS, estos productos para la iluminación están fabricados con gas de mercurio que es inodoro e incoloro y que cuando se rompen las personas lo pueden respirar sin darse cuenta, e inhalarlo puede tener efectos como “temblores, trastornos de la visión y la audición, parálisis, insomnio, inestabilidad emocional, deficiencia del crecimiento durante el desarrollo fetal y problemas de concentración durante la infancia.
Por esta razón, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) recomienda una guía de limpieza y disposición para lámparas fluorescentes que se rompen: “En caso de que se rompa una lámpara fluorescente, se debe abrir las ventanas y salir del cuarto y evitar el acceso por lo menos 15 minutos. Luego hay que recoger los fragmentos del fluorescente que usted pueda, sin utilizar una aspiradora. Además se recomienda usar guantes de plástico.
Asimismo las personas deben sacar los fragmentos y el polvo con papel o cartón tieso, limpiar el área con una toalla de papel húmeda. Se puede utilizar cinta adhesiva para recoger el polvo y pequeños pedazos de la lámpara. Además, debe colocarse todo el material usado para limpieza en una bolsa de plástico y sellar la bolsa. Lavase las manos después de tirar la bolsa.